Impactante

9 tips para ordenar en un restaurante si estás a dieta



Para algunos, comer en un restaurante equivale a perder la dieta, pero no necesariamente tiene que ser así.

Con estos 9 tips para ordenar en un restaurante puedes seguir comiendo de manera agradable sin tener que comprometer tu régimen de alimentación ni descuidar tu figura.


1. Revisa el menú por completo: 

No te apresures en elegir un plato del menú. Busca exhaustivamente las opciones más compatibles con tu dieta, no escojas lo primero que llame tu atención, porque quizás te pierdas de platos más saludables.


2. Haz tu propio menú: 

Si es posible, consulta si puedes cambiar los ingredientes o preparación del menú, de manera que puedas reducir el impacto calórico en tu cuerpo.


3. Cuidado con el alcohol: 

Además de estimular rápidamente el apetito, el alcohol también puede aumentar las calorías en tu cuerpo. Pide únicamente 1 copa de vino y asegúrate de beberla por pequeños sorbos a lo largo de la comida.


4. Sobre el postre: 

No te apresures al momento de pedir el postre, espera unos minutos. El cerebro necesita de algunos minutos para procesar la señal de hambre del organismo, y así asimilar que lo que has comido es más que suficiente.


5. Pide una entrada como plato principal:

 Acompaña las entradas del restaurante con ensaladas. La fibra que contienen las verduras aumentarás tu sensación de saciedad.


6. No ordenes con hambre:

 Quizás ordenar comida de restaurante con hambre sea lo peor que puedes hacer. Solo conseguirás platos principales más copiosos que aumentarás con demasiada velocidad. Opta por comer porciones pequeñas y frecuentes a lo largo del día de manera que no llegues al restaurante sin nada en el estómago.


7. Cuidado con las carnes:

 El tamaño de la porción de carnes debería parecerse a la palma de una mano y tener el grosor de un dedo pulgar. Intenta que las carnes sean rostizadas, grilladas o a la parrilla.


8. Mucho cuidado con las pastas:

 Ordena las pastas sobre la base de tomates frescos o de vegetales salteados como brócoli, espárragos o champiñones. Evade las salsas más cremosas ya que la leche, el queso o la mantequilla, aumenta su contenido calórico.


9. Por último, las porciones:

 Cuida el tamaño de las porciones. No siempre tienes que dejar el plato vacío en un restaurante. Antes de empezar, puedes apartar lo que crees que comerás y pedir el resto para llevar.
 

Esperamos que estos 9 tips te sirvan de ayuda al momento de conservar tu régimen de alimentación al comer en un restaurante. Si se te ocurren otros, puedes aplicarlos también, pero consulta primero con un especialista.



Facebook Comments
Show More
Close