Impactante

Cinco errores que cometes en el desayuno



Pese a que muchas personas siguen pensando que es la comida más importante del día, se trata de una ingesta que ni es imprescindible ni suele incluir, en muchos casos,  alimentos saludables.

El mito de la comida más importante. 

Esta idea carece de evidencias científicas. Distintos estudios y trabajos de investigación han demostrado que desayunar no sólo no es imprescindible para nuestro día a día, sino que, además, tampoco sirve para adelgazar. Es decir, el desayuno no consigue que lleguemos más saciados al resto de comidas y, al final, acabamos ingiriendo una mayor cantidad de calorías. 

El jugo de naranja. 

Tomar un jugo o zumo no es lo mismo que tomar fruta, de hecho, mientras que la fruta es un factor de protección contra el sobrepeso, tomar un vaso diario de jugo casero puede acabar provocando que engordemos hasta siete kilos más al año.

La razón no es otra que los azúcares libres que aparecen al exprimir la fruta.

 Si tomamos una naranja entera en lugar de exprimida, estaremos ingiriendo también una gran cantidad de fibra y el azúcar propio de la fruta (la fructosa) se encontrará dentro de su matriz. 

Cereales. 

Tras analizar 19 marcas distintas de cereales que se venden en los supermercados de todo el mundo, las conclusiones son claras: el 58% contienen niveles altos de azúcar y ningún producto tienen un porcentaje inferior al 5% del total. 

Los más saludables, incluyen el grano entero y son ricos en fibra. Los copos de avena y los copos de centeno integrales son dos buenos ejemplos.

Bizcochos y galletas. 

Dos alimentos que la industria alimentaria ha reinventado una y otra vez. La mayor preocupación existente en la sociedad por llevar a cabo una alimentación saludable ha hecho que las marcas creen variedades ricas en fibra, sin azúcar, light e incluso galletas para controlar el colesterol. La cruda realidad es que se trata de un alimento ultraprocesado que perjudica nuestra salud y, encima, engorda. 

Chocolate en polvo. 

Han formado parte de los desayunos y meriendas de muchos niños durante mucho tiempo. En teoría, se trataba de alimentos muy energéticos. Y lo son, pero debido a la gran cantidad de azúcar que contienen, que en muchos casos es superior al 70% del producto. 



Facebook Comments
Show More
Close