Noticias

Desapariciones acechan a comunidad hispana

 Amy Lizeth Rivera, de 15 años, fue  reportada desaparecida el pasado 18 de enero en Concord. Su caso se suma a los 19 jóvenes y niños latinos de Carolina del Norte  registrados en  el ‘National Center for Missing &  Exploited Children’ (NCMEC). Siete de ellos han ocurrido en el último año. 

Por Jacobo Strimling|jstrimling@norsanmedia.com

Charlotte, NC.- Al menos 19 hispanos, que fueron reportados desde distintas poblaciones y ciudades de Carolina del Norte, se encuentran en la lista del Centro Nacional de Menores Desaparecidos y Explotados (NCMEC) de Estados Unidos. Los jóvenes y niñas cuyas edades oscilan entre los 15 y 27 años representan el 22% del total de las personas del estado de las que se desconoce su paradero o que fueron halladas sin vida y no han sido identificadas.

El caso más reciente es el de Amy Lizeth Rivera, de 15 años, quien el pasado sábado 18 de enero salió de las salas de cine de Concord Mills con destino desconocido. 

Su padre, Roberto Rivera la había dejado en el centro comercial y la iban a recoger ese mismo día por la noche.

Las amigas que estaban con ella en el cine declararon que Amy se fue antes de que terminara la película, sin decirles a dónde iba. Cuando sus compañeras salieron, finalizada la película, no pudieron localizarla, contó Rivera a HOLA NEWS.

El video de seguridad parece mostrar a Rivera afuera de la entrada #1 del centro comercial sola en la acera. A medida que la cámara se alejaba, luego volvía, Rivera era más visible. La policía dice que se presume que se metió en un vehículo, y que la niña podría estar intentando llegar a algún sitio lugar en el estado de Virginia para encontrarse con alguien.

El caso de Amy se suma a los más de 85.000 casos activos de personas desaparecidas, de acuerdo con el Archivo de Personas Desaparecidas del Centro Nacional de Información Criminal del FBI (NCIC).

Las desapariciones de niños pueden deberse a que se escaparon de sus casas, fueron raptados por familiares, los perdieron o “dejaron”, o fueron secuestrados a manos de personas por fuera de la familia.

En 2019, NCMEC ayudó a las fuerzas del orden y a las familias con más de 29,000 casos de niños desaparecidos. De los cuales, el 91% fueron huidas de los propios pequeños, 4% secuestros por parte de familiares y menos del 1% secuestros de no familiares.

Así como la niña de Charlotte, más de la mitad de los niños reportados como desaparecidos en Estados Unidos en los últimos años pertenecían a una minoría étnica, según un informe de NCMEC.

De los 19 latinos de Carolina de Norte que aparecen en el registro de missingkids.com, seis fueron enlistados en 2019. También de Charlotte está Launier Renee Cruz Vargas, de 17 años, visto por última vez el 21 de enero del año pasado;  Alexis Ibarra,  de 16, desaparecida el 10 de mayo en Catawba;  Isaias Villatorro-Martínez, de 17, desaparecido en Wilmigton el 26 de agosto; Adolfo López Hernández, de 17, desaparecido en Manteo el 8 de septiembre; Brayon Lucas-López, de 18, desaparecido en Lumberton, el 23 de octubre; y Sucely Raymundo Zacarias, de 17, desaparecida en Sanford el 20 de julio.

De Rock Hill, desapareció el pasado 11 de noviembre, Naydelin Rodríguez López, de 17 años

Tráfico humano

Enero es el Mes Nacional de Prevención de la Esclavitud y la Trata de Personas y no hay mejor momento para educarse sobre el tema vital de la trata sexual de niños. Estar bien instruido sobre cómo identificar, prevenir y denunciar este delito puede salvar vidas, reza el comunicado del centro de información.

Tan sólo en 2019, NCMEC respondió a 10,719 informes de posible tráfico sexual infantil, 1 de 6 de los casos de fugitivos reportados. Aunque este número es asombrosamente alto, también representa a todas las personas que reconocieron los signos de este crimen y tomaron medidas para denunciarlo. 

El tráfico sexual de niños se esconde a simple vista, en el transporte público, en restaurantes, hoteles, viajes compartidos y en todo tipo de comunidades, afirma la entidad en el esfuerzo de su campaña de prevención.

Confortante es saber que, según la entidad gubernamental, la mayoría de los desaparecidos eventualmente regresa, o son encontrados por agentes de la ley y no involucran juego sucio.

Por el contrario, existen traficantes que a menudo apuntan a niñas que se fugaron con falsas promesas de amor, seguridad y afecto. Aprovechan su necesidad de comida, ropa, dinero y refugio.

También les sucede a los varones, el tráfico sexual infantil no conoce el género; este crimen puede sucederle a cualquiera, en cualquier lugar.

Latino victimario

Esta semana también trascendió el arresto de Salvador Espinoza Escobar en Asheboro, a quien se le acusa de mantener a una persona en “servidumbre sexual” desde enero de 2015 al retener las “necesidades básicas” en el “intercambio” de actos sexuales forzados, según dice un comunicado de la Oficina del Sheriff del Condado de Randolph.

La información de la Línea Nacional de Información sobre la Trata de Personas llevó a la Oficina del Sheriff a comenzar a investigar el caso. Espinoza Escobar, de 48 años, recibió cargos de delito grave de trata de personas y está detenido en el centro de detención del condado de Randolph con una fianza de $ 100,000, según la Oficina del Sheriff.

La información sobre la condición e identidad de la víctima no se divulgará por razones de seguridad y privacidad, dijo la Oficina del Sheriff, sin embargo, se presume que se trata de una mujer hispana.

La Oficina del Sheriff afirmó que está trabajando con World Relief Triad, una organización que ayuda a los sobrevivientes de la trata de personas y otros, y con servicios sociales para ayudar a la víctima.

Hubo 2.203 casos de trata de personas reportados el año pasado, según la Línea directa nacional de trata de personas. Hubo 132 casos reportados en Carolina del Norte.

Si usted o alguien que conoce es víctima de la trata de personas, llame a la línea directa  1-888-373-7888.

Facebook Comments
Show More
Close