Noticias

EE UU busca una cárcel de la que El Chapo no se pueda escapar

Encadenado, custodiado por dos agentes estadounidenses, a bordo de una avioneta en la que había embarcado tras abandonar la prisión de Ciudad Juárez, el Chapo Guzmán vio un aeropuerto por la ventana y preguntó a dónde lo llevaban.
“Bienvenido a Nueva York”, le respondió en español uno de los agentes. Desde aquel día, según sus abogados defensores, el Chapo no ha vuelto a respirar aire fresco. Apenas ha visto la calle. Los tres meses de juicio, que terminaron el pasado martes con un rotundo veredicto de culpabilidad que probablemente hará que pase el resto de sus días en la cárcel, le proporcionaron al Chapo un breve paréntesis en el que pudo incluso sonreír a su esposa. A las 13.15 del martes, con la lectura del veredicto, el paréntesis se cerró.
Facebook Comments
Show More
Close