Uncategorized

El diferente tipo de pescado para comer en “Cuaresma”

Más allá del pescado huachinango, vela, dorado o marlin, el investigador Antonio Corgos, en el Departamento de Estudios para el Desarrollo Sustentable de Zonas Costeras de la UdeG, recomienda voltear a especies poco valoradas pero igualmente nutritivas en esta Cuaresma.

“La gente debe incrementar su cultura sobre especies del mar, no limitarse a las tres de siempre, a las que le recomienda el pescadero.

Hay gran variedad y muchas especies muy buenas para comer, no hay que limitarse, porque cualquier día que se vaya a una pescadería habrá especies de la época”, indica el Doctor en Biología y docente en el Centro Universitario de la Costa Sur.

Para el especialista algunas de las menos difundidas pero muy sustanciosas y llenas de sabor, son las pertenecientes a la familia de los carangidae, que en el mercado son muy baratas y desafortunadamente la gente de entrada relaciona ese aspecto con mala calidad, pero no siempre es así.

De acuerdo con Corgos, dentro de los carangidae está la albacora, el medregal, el palometón y la palometa, pescados carnosos, altos en Omega 3 y económicos, que se prestan para preparaciones al horno, fritos, cocidos o zarandeados.

Además, el investigador sugiere checar los pescados de temporada, por ejemplo, de febrero a mayo en las costas del Pacífico llegan especies típicas de agua fría como el lenguado, la chopa y la zulema, esta última de carne blanca y suave, cuya calidad está al nivel de los pargos.

“También es importante mirar a otras especies para que los pescadores saquen rendimiento de todas, porque si tienen una demanda muy alta de un grupo se van a enfocar en esa y pueden sobreexplotar, se van haciendo más escasas porque las van pescando más y, entonces, desaparecen del ecosistema”.

Facebook Comments
Show More
Close