Noticias

Polémicos tiroteos mortales empañan labor de CMPD

Jacobo Strimling | jstrimling@norsanmedia.com

Charlotte, NC.- La muerte de Danquirs Franklin se suma a los polémicos casos de asesinatos de afroamericanos por parte de un oficial de policía de Charlotte en los últimos años, lo que ha incitado a la sociedad a cuestionar a las autoridades sobre lo que están haciendo para mejorar las relaciones con la comunidad.

A las sospechas y dudas se suma las muertes de dos hispanos en 2017. Rubén Galindo y Josué Javier Díaz, ambos, aunque en circunstancias distintas, también murieron tras recibir disparos de bala de agentes de CMPD.

En una vigilia que se llevó a cabo en el parque Marshall, un manifestante sostenía un cartel con los nombres de siete hombres asesinados por la Policía desde 2013,”para hacerle saber que hay una historia, una larga historia de tiroteos policiales en Charlotte que son cuestionables”, según explicó a los medios Kass Ottley de Charlotte Uprising.

Franklin recibió dos disparos la mañana del 25 de marzo, después de que empleados llamaron al 911 para decir que un hombre entró al Burger King actuando de manera sospechosa y haciendo que los empleados se sintieran incómodos, apuntando con un arma.

Los oficiales llegaron minutos después y encontraron al hombre en el estacionamiento. Después que se negó a dejar caer su arma, tras múltiples órdenes, la oficial Wende Kerl, abrió fuego.

“Uno de los primeros oficiales que llegaron percibió una amenaza letal, disparó al menos una ronda e impactó al sujeto”, dijo el jefe de Policía de Charlotte-Mecklenburg, Kerr Putney, en ese momento.

El hombre, más tarde identificado como Danquirs Franklin, fue trasladado al Centro Médico Atrium Health Carolinas, donde fue declarado muerto. Un arma fue recuperada en la escena y Kerl fue puesta en licencia administrativa pagada.

Los videos

En el primer video publicado del siniestro comienza con Kerl conduciendo hacia la escena y continúa mientras llega al estacionamiento del restaurante de comida rápida  en Beatles Ford Road, para encontrar a Franklin en cuclillas junto al lado del pasajero de un Honda Accord rojo con la puerta abierta. Ella y otra oficial se acercan a él con las pistolas desenfundadas y comienzan a decirle que deje caer el arma o la ponga en el suelo.

“Sir, put the gun down!” Kerl le dice a Franklin.

El oficial Larry Deal agrega: “¡Bájala! ¡Bájala ahora!”

Franklin parece aturdido, apenas reconociendo a los oficiales, casi como si no los escuchara. Centra su atención en alguien que está dentro del automóvil, mira hacia abajo y mira la puerta del automóvil. En un momento dado, un transeúnte camina a unos pocos pies de Franklin y los oficiales le ordenan que se aleje.

Después de que se le haya dicho que deje caer el arma o la ponga en el suelo unas 20 veces, la mano derecha de Franklin aparece lentamente y Kerl le dispara dos veces.

Franklin se desploma en la puerta y rueda sobre su costado, sobre el asfalto. El video termina cuando Kerl se inclina para recoger la pistola de Franklin.

La grabación completa, la de 11 minutos, que se dio a conocer el 25 de marzo tras la orden de un juez, muestra como los oficiales de policía parecían tener problemas tratando de solicitar asistencia médica y pedir apoyo a través de la radio.

El video no muestra a ningún oficial prestando ayuda a Franklin.

“Sacó el arma”, Kerl le dice al otro oficial mientras esperan a los médicos.

“Sí, lo hizo. Lo sé, él … ¿estás bien, Wende?” una voz que se cree que es el otro oficial le pregunta. “Estoy bien”, respondió ella.

En un tweet, CMPD dijo que el video es “solo una pieza de evidencia entre muchas otras para ser consideradas para determinar si el tiroteo fue justificado. Las investigaciones internas y criminales continúan”.

Los casos con latinos involucrados

Josué Javier Díaz, de 28 años, fue baleado en Albemarle Road el 26 de enero, en un incidente ocurrido después de haber chocado el auto sin marcar del oficial y darse a la fuga.

De acuerdo a la Policía de Charlotte-Mecklenburg, el detective encubierto comenzó seguir al joven hispano y pidió ayuda a una unidad de patrulla. Díaz detuvo su vehículo directamente frente al automóvil del detective y, según el reporte,   salió de su auto y disparó contra el oficial.

El detective percibió una amenaza inminente y disparó su arma de servicio, matando al sospechoso.

El informe forense indica que Díaz fue baleado seis veces, en el abdomen, pecho y mano izquierda.

En otro incidente mortal, Rubén Galindo perdió la vida luego que oficiales de CMPD se presentaran al complejo de apartamentos donde habitaba y tras recibir una llamada al 911 por parte del mismo sujeto.

Galindo salió de su hogar con las manos en alto y con un teléfono celular en su mano, lo que creo confusión en los agentes quienes creyeron que portaba un arma y procedieron a disparar, causándole la muerte.

El hecho ocurrió en septiembre de 2017, causando incomodidad entre la comunidad hispana de la ciudad.

Facebook Comments
Show More
Close