ImpactanteNoticias

Un Buzon es instalado en EEUU para recien nacidos no deseados

El buzón dentro del cuartel de bomberos en Indiana se parece a una especie de incubadora postal.

Abres la puerta y ves que hay suficiente espacio para un paquete mediano.

Fue instalado en diciembre, es el séptimo “buzón para bebés” en este estado, y está dirigido a las madres que están desesperadas, que necesitan ayuda.

Son más complejos de lo que parecen a primera vista, dotados con reguladores de temperaturas y sensores.

Cuando un bebé es puesto dentro, se dispara una alarma silenciosa que alerta a los servicios de emergencia y permiten que el niño sea recogido en menos de cinco minutos.

“Es un último recurso”, insiste Priscilla Pruitt, de Safe Haven Baby Boxes, organización que trata de dar a conocer su campaña por todo el país.

El objetivo de los buzones, dice, es combatir el infanticidio que ocurre cuando las madres, frecuentemente jóvenes e inseguras, dan a la luz completamente solas y no son capaces de hacer frente a la situación.

“El abandono es un problema”, le dijo Pruitt a Vicky Baker, periodista de la BBC en Estados Unidos.

“Estas mujeres jóvenes no quieren ser conocidas o que las vean. Especialmente en pequeños pueblos donde todo el mundo conoce a todo el mundo”.

Sin embargo, no hay consenso que se trate de una buena idea.

Tiempos medievales

Estos buzones comenzaron a aparecer por primera vez en Estados Unidos en 2016, pero el concepto se remonta a tiempos medievales.

Fueron conocidos como expósitos con ruedas, y básicamente eran barriles cilíndricos al lado de hospitales, iglesias y orfanatos.

Pero en los últimos 20 años han reaparecido y se pueden encontrar en varios países como Pakistán, Corea del Sur, Polonia, Rusia, Malasia, Alemania y Suiza.

Por lo general, son organizaciones de caridad las que las entregan, como Safe Haven Baby Boxes, que explicó que tiene unas 20 ya pautadas y ha logrado recaudar los fondos para construir otras 100.

¿Dónde están?

Solo tres estados han aprobado la legislación para que los buzones sean instalados, e Indiana es el que cuenta con el mayor número.

En Ohio hay dos, mientras se espera que se instale otro en Pensilvania pronto. En Nueva Jersey están a la espera de que se apruebe la ley que está en discusión actualmente.

En diciembre, el senado de Michigan pasó la ley, pero luego fue vetada por el gobernador del estado, Rick Snyder.

Su justificación fue que ya existían leyes que permitían dejar a los bebés de manera segura y de manera anónima con las autoridades, y que eso era suficiente.

“No creo que sea apropiado permitir que los padres puedan renunciar a un bebé simplemente depositándolo en un lugar antes que entregarlo a un oficial de policía, bombero o a un empleado de un hospital”, comentó.

Alternativa

Abandonar un bebé en Estados Unidos es ilegal, pero la ley del refugio seguro (Safe Haven) ha permitido quitarle el aspecto criminal si el bebé es entregado en un lugar seguro o a alguien en sus manos.

Texas fue el primero en aprobarla en 1999 y luego siguieron los otros 49 estados.

Según el Departamento de Familia y Servicios de Protección de Texas, 131 bebés han sido entregados desde que comenzaron a registrar los casos en 2004.

Los buzones se presentan como una alternativa, aunque todavía es difícil comprobar su efectividad.

Un centro de investigación de Dinamarca, Vive, trató de buscar información en los países europeos en los que se ha aprobado su uso, pero no pudo encontrar estadísticas sobre el impacto que tuvo en el número de bebés encontrados muertos a la intemperie.

“En Alemania, donde los buzones están desde el año 2000, no hay registro”, explicó Marie Jakobsen, jefa de análisis de Vive, en un artículo publicado en el Copenhagen Post.

Para Safe Haven Baby Boxes, las pruebas aparecen con el uso y resaltan que desde 2016 ya han sido utilizados en tres ocasiones. En todas ellas, dicen, es probable que el bebé no hubiese sobrevivido.

Mal menor

“Es difícil decir que es una mala idea, pero parece que está un poco equivocado”, dijo Michelle Oberman, profesora de derecho en la Universidad de Santa Clara, y experta legal en asuntos éticos que rodean la adolescencia, el embarazo y la maternidad.

“La ley del refugio seguro es la opción menos mala cuando la alternativa es un bebé en un tacho de basura, pero hay razones por las que hemos implementado programas de adopción para tener la mayor información posible”.

Para ella, el principal problema es que este tipo de iniciativas no suelen alcanzar a las personas que las necesitan.

“Encuentro difícil de imaginar que inmediatamente después de tener un bebé, sola en el baño, se espere que conozca la ley, se suba a un autobús o a un Uber y lo deje en el buzón“, dijo Oberman.

La organización defiende que está trabajando con escuelas y grupos de jóvenes, además de contar con una línea de 24 horas para atender a la mujeres.

Fondo religioso

Aunque también es difícil conocer el número total de filicidios en Estados Unidos, cuando un padre o una madre asesina a su propio hijo, Chery Meyer, de la escuela estatal Wright de Psicología Profesional de Ohio, considera que su gravedad se suele “subestimar”.

Meyer cree que tanto la ley del refugio seguro como los buzones están ligados directamente a cómo se percibe el aborto. “Las creencias personales y la religión”.

Mientras entrevistaba a mujeres en prisión por filicidio, Meyer dijo que les preguntaba por qué no habían abortado y muchas respondían que fue porque no creían en eso.

Hay una triste ironía ahí“, agregó.

Para la fundadora de Safe Haven Baby Boxes, Mónica Kelsey, quien fue abandonada de bebé luego de que su madre fuera violada con 17 años, explicó que esa fue su motivación para impulsar el programa y su campaña en contra del aborto.

“Se trata de salvar vidas”, rechazando que los buzones sean controversiales.

Facebook Comments
Show More
Close